Calidad

En S.A.T. Santa Teresa cuidamos hasta el más mínimo detalle de nuestro proceso de elaboración. Tan solo así se consiguen productos que satisfagan a los paladares más exigentes. Una política de calidad estricta y exigente que nos obliga a cumplir con los estándares marcados desde nuestros orígenes: excelencia garantizada.

Tradición e innovación

Ofrecer un servicio integral a la agricultura y la mejora constante del producto son dos máximas irrenunciables para S.A.T. Santa Teresa, que para lograrlo tiene en la innovación y la tecnología un importante apoyo. También en la formación continua, con la que nuestra Asamblea está intensamente comprometida y en virtud a la cual se organizan entre nuestros asociados cursos y conferencias relacionadas con aspectos con los métodos cultivo, la poda, el fomento del cooperativismo, la producción integrada o la calidad.

No obstante, y para conseguir nuestro Aceite de Oliva Virgen Extra, es primordial que tanto la recolección como el procesado del fruto se continúe desarrollando de la forma tradicional. Solo así se obtiene el auténtico Aceite de Oliva Virgen, cuyos parámetros establecen el Acuerdo Internacional provisto por el Consejo Oleíco Internacional, el Código Alimentario de la Organización Mundial de la Salud y la Regulación Comunitaria. Parámetros que establecen, entre otras cuestiones, que el aceite se obtiene del fruto únicamente por procedimientos mecánicos, en unas condiciones que no produzcan alteración alguna en el mismo y sin tratamiento alguno.

S.A.T. Santa Teresa colabora intensamente en diferentes proyectos de investigación con centros especializados en los que se estudian las virtudes del aceite de oliva virgen extra, en la búsqueda de nuevas propiedades que confirmen científicamente lo importante de su uso continuado en la dieta diaria.

Apuesta de calidad

En S.A.T. Santa Teresa estamos orgullosos de haber conseguido nuestro Aceite de Oliva Virgen Extra 1881 Alta Selección. Esto ha sido posible gracias al esfuerzo realizado para respetar las diferentes variedades de aceitunas que con las tradiciones de cultivo de nuestro pueblo han sido especialmente mimadas. Así, y como ocurre con cualquier otro trabajo artesano, el cuidado de los detalles (en este caso, recolección a mano en el momento óptimo y uso exclusivo de tecnología avanzada y respetuosa con el medio ambiente) garantiza que el resultado final sea único.

De acuerdo con el consejo Oleícola Internacional, para conseguir la denominación de Virgen Extra, el Aceite de Oliva tiene que alcanzar al menos 6,5 puntos de una escala organoléptica además de otros requisitos que establece la normativa. En S.A.T. Santa Teresa exigimos una puntuación superior al 7,5 en la misma escala para nuestro Aceite de Oliva Vigen Extra 1881 Alta Selección. El resultado es un aceite distinto, natural, afrutado y verde que encierra la esencia de los milenarios olivos de Osuna.

Certificaciones

Acreditado por la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía como Producto de Calidad Certificada.

UNE-EN-ISO FSSC 22000:2018

Primer aceite de España acreditado por la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía para la producción de Aceite de oliva procedente de aceitunas cultivadas mediante las técnicas y bajo el sistema de Control de Calidad de la Producción Integrada.

En la búsqueda de la mejora continua y superación diarias y sumado a los requerimientos internos que S.A.T. Santa Teresa introduce en sus aceites, nuestra empresa ha aceptado el reto de pertenecer a la Asociación Internacional QVExtra, compuesta por 52 aceites de oliva virgen extra de calidad excelente, en los que los requerimientos analíticos y organilépticos son más exigentes que los de la propia normativa COI.