Flamenquín de puerro y bacon con fondue de queso y salsa verde

El puerro es una verdura infravalorada a pesar de que es aromática y un aliado indispensable para elaborar sabrosos caldos y fondos. Pero hoy hemos decidido decir basta y os traemos una receta donde va a ser protagonista.

Acompañándolo tenemos también un poco de carne y queso además de una deliciosa salsa verde. Una combinación original y espectacular en boca. ¿Te apuntas?

Ingredientes
  • 1 puerro
  • Queso Emmental
  • 20 tiras de bacon
Ingredientes para salsa verde:
  • Aceite 1881
  • Perejil
  • Harina
  • Ajo
  • Vino blanco
  • Caldo de pescado

Dificultad: facil

Tiempo 1 hora

Comensales: 2

Elaboración

Pondremos a calentar agua con un poco de sal. Lavamos los puerros, dejando que caiga bien el agua entre las hojas para que no quede nada de tierrecilla que pudiera haberse almacenado ahí. Acto seguido arrancamos, si las hubiera, las hojas estropeadas exteriores. Cortamos el puerro a lo largo y separaremos las capas. En un cuenco colocamos agua fría con hielo. Echamos el puerro ya laminado en el agua caliente durante 10-15 segundos, lo rescatamos con una araña y lo ponemos en el cuenco con hielo para parar la cocción. Escurrimos bien el puerro ya frío y lo estiramos sobre papel de cocina para que absorba el exceso de agua.

Una vez hecho esto, cortamos el queso Emmental en rectángulos, lo salpimentamos un poco, los envolvemos en tiras de puerro y éste en tiras de bacon y los fijamos con unos palillos de cocina para que no pierdan la forma. Reservamos en el frigorífico.

Con los flamenquines listos, vamos a preparar la salsa verde. Picamos 3 o 4 dientes de ajo bien finos, quitándole el germen. Ponemos una generosa cantidad de Aceite de Oliva 1881 en un cazo y ponemos el ajo picado para dorarlo levemente a fuego medio.

Cuando esté dorado, agregamos un par de cucharadas soperas de harina y removemos, dejando cocinar unos minutos para que pierda el sabor a crudo. Mojamos con un vasito de vino blanco y seguimos cocinando un poco para que evapore el alcohol. Subiendo el fuego y removiendo un poco para que no se queme.

Por último, mojaremos con caldo de pescado (que habremos calentado previamente) y removeremos hasta conseguir la textura que más nos guste. Probaremos, pondremos a punto de sal y cocinaremos durante 10-15 minutos a fuego suave-medio.

Mientras nuestra salsa verde se termina, picaremos muy fino hojas de perejil fresco y, en una sartén caliente con un poco (no mucho) de Aceite de Oliva 1881, doraremos nuestros flamenquines a fuego medio-alto. Cuando quede el bacon crujiente y dorado, apartamos y reservamos sobre un poco de papel de cocina para quitar el exceso de grasa.

Cuando la salsa verde esté lista, agregaremos el perejil, removeremos y pondremos en la base del plato. Sobre la salsa colocaremos nuestros riquísimos flamenquines.